Enseñar es acompañar en el aprendizaje

Enseñar es acompañar en el aprendizaje, y para ello es imprescindible un buen conocimiento del alumnado, atendiendo sus necesidades de forma individualizada y potenciando todo lo relacionado con sus capacidades, intereses, motivaciones y nuevas formas de aprendizaje.

La figura del tutor es clave

En ese acompañamiento la figura del tutor es clave. ¿Sabías que el CEU fue pionero, en los años 70, en la implantación de la figura del profesor-tutor? Más adelante distintas leyes educativas asumieron esta figura para incorporarlas al resto del sistema educativo y al resto de centros.

Desde ese primer momento en los años 70, la labor tutorial ha sido una pieza clave para el desarrollo personal y académico de nuestros alumnos, y uno de los aspectos diferenciales que más identifican al Colegio.

El tutor es el acompañante de cada uno de los alumnos a lo largo de su vida escolar. Es la persona que ve en el alumno lo mejor que hay dentro de él, incluso aquello que todavía no sabe que tiene. El tutor es la referencia de comunicación entre el centro y la familia. Es el elemento que junta colegio, alumno y familia. Por tanto, es fundamental.

El valor de la Acción Tutorial en el Colegio

La Acción Tutorial pone en valor la educación individualizada donde se contempla a cada alumno de manera única y singular. Además, coordina la labor docente con el desarrollo personal y social de cada alumno.

Al mismo tiempo, la tutoría también se desarrolla de manera grupal prestando atención a la convivencia de cada alumno con el resto de sus compañeros de aula y de los alumnos del colegio.

Cada alumno encuentra en el tutor a una persona cercana y que le ayuda en su desarrollo intelectual, humano y cristiano. Por tanto, la Acción Tutorial contempla una doble vertiente: el acompañamiento personal y el académico, contando en todo momento con el apoyo mutuo entre familia y colegio.

Comments are closed.